Al anunciar la realización del 6º Congreso Internacional de Transporte, que se llevó a cabo el 24, 25 y 26 de abril pasado en la explanada de la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México,  Jesús Padilla Zenteno, Presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, se comprometió a llevar al terreno de los hechos las recomendaciones y señalamientos expuestos por los expertos de 10 países, así como de los 30  especialistas connacionales que acudieron a este encuentro, el  más importante sobre la materia que se llevan a cabo en México.

Para cumplir con ese compromiso, planteó dar seguimiento a las propuestas que se presentaron a través de un consejo consultivo conformado por especialistas en transporte y movilidad.

Con ese antecedente, a continuación presentamos las principales conclusiones del 6º Congreso Internacional de Transporte El Desafío de la Movilidad y la Gestión de Ciudad:

 

  1. LA MOVILIDAD DEBE SER RECONOCIDA COMO UN DERECHO HUMANO.
    Es necesario implementar los cambios estructurales e institucionales necesarios para colocar a la movilidad como un derecho humano. En este sentido será prioritario que la nueva política en materia de transporte pondere al usuario, al transportista y a las autoridades como ejes de la movilidad.

 

  1. SE DEBEN CREAR CIUDADES INCLUYENTES, SUSTENTABLES Y PRODUCTIVAS.
    Para lograrlo es necesario impulsar una visión integral que ubique al ser humano como la parte más importante en la movilidad, y así pensar en el diseño de ciudades con trayectos cortos, donde el trabajo se encuentre cerca de la vivienda. Una movilidad sustentable debe estar encaminada hacia el peatón y no hacia los automóviles, sólo así se tendrá  mejor calidad de vida, armonía, se contribuirá con el cuidado del medio ambiente y el empleo de alternativas tecnológicas.

 

  1. INVERSIÓN EN TRANSPORTE PÚBLICO PARA COMBATIR LOS EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN.
    Los expertos consideran que en América Latina, hacia el año 2025 los gases de efecto invernadero aumentarán 30% en comparación con el 2005, por lo que es imprescindible invertir en transporte público y promover modelos de movilidad sustentable, como la bicicleta, para coadyuvar a mejorar la calidad de vida de los habitantes.

 

  1. IMPULSAR UN TRANSPORTE SUSTENTABLE, EFICIENTE Y ORGANIZADO.
    En ciudades como el Distrito Federal, el índice de crecimiento anual de vehículos es de un millón de automóviles particulares por mil unidades de transporte público, a pesar de que el 70% de la población se mueve en unidades de pasajeros. Esto irremediablemente provocará en el mediano plazo caos e inmovilidad en esa y otras ciudades.La conclusión es que el servicio público de transporte  debe plantear una nueva visión urbana,  migrar a esquemas de sociedades mercantiles que mejoren las oportunidades e incluir esfuerzos tecnológicos.

    Los subsidios pueden ser una respuesta adecuada porque generan incentivos y en entidades como México existen posibilidades de mejorar, ya que diario se realizan 100 millones de viajes  y el 60%  de ellos se realiza en transporte público.

    La conjugación de transporte público y  desarrollo urbano son temas inseparables para el impulso de ciudades sustentables, sostenibles y competitivas.

 

  1. LAS AUTORIDADES NECESITAN AYUDA PARA LA TOMA DE DECISIONES.
    Si algo quedó claro durante la realización del 6º Congreso Internacional de Transporte, es que se ha convertido en uno de los pocos espacios, sino es que el único, que coadyuva al mejoramiento y la discusión de las políticas públicas, lo cual resulta fundamental para influir en las políticas que se están discutiendo en otras ciudades latinoamericanas.Y si algo ha quedado totalmente claro como fruto de este y otros congresos es que ya no es viable el financiamiento al esquema de hombre camión, y que es necesario fortalecer la capacidad de las autoridades locales para planear y regular el transporte público mediante la organización empresarial.

    También ha quedado totalmente claro que urge ordenar el crecimiento urbano a través de una política nacional que considere como uno de sus ejes principales la movilidad sustentable.

 

  1. LOS COMPONENTES CLAVES DEL TRANSPORTE DE LAS CIUDADES DEBEN SER LA CALIDAD, SEGURIDAD, SOSTENIBILIDAD, FINANCIAMIENTO, NUEVAS TECNOLOGÍAS, OPERACIÓN E INTEGRACIÓN.
    Los especialistas que disertaron en el 6º Congreso Internacional de Transporte, consideraron que para que una ciudad crezca en materia de movilidad es necesario que sus sistemas de transporte estén interconectados o cuenten con parámetros multimodales, pues de lo contrario todos los esfuerzos por mejorar la movilidad se tornan vanos; es necesario también que cuenten con una red de pago integrado, es decir que se puedan pagar taxis, metro, autobús, bicicleta y otros transportes con la misma tarjeta. El pago unificado, podría usarse en cualquier parte del mundo de contar con la tecnología planteada, pero también es necesario que dentro del marco legal se considere la actualización tarifaria, ello también beneficiaría al usuario, ya que se mejorará el servicio.
  1. EL GASTO EN INFRAESTRUCTURA NO DEBE SER ENFOCADO SÓLO EN LOS VEHÍCULOS PRIVADOS,  SINO EN EL TRANSPORTE PÚBLICO.
    En materia de transporte público, es imprescindible otorgar concesiones únicas por corredor o ruta, eso impedirá concederlas de manera individual, lo cual acabará con el esquema del hombre camión. En ese contexto, es necesario generar bonos de chatarrización del valor de las unidades y darles recursos de contragarantía como mitigante de riesgo.En suma, es necesario promover un modelo urbano que reduzca las necesidades de viajes en automóvil e incentive el transporte público por su rapidez y seguridad, bajo el criterio de que los sistemas de transporte público con calidad y accesibilidad para todos no se financian únicamente con tarifas.

    Es decir, hace falta implementar herramientas para reducir el uso del automóvil para cambiarlo  por otros medios de transporte más sustentables y equitativos. Es un error considerar que los pasajeros en las ciudades latinoamericanas son clientes cautivos del transporte público: si tienen la oportunidad de subirse a un auto, lo harán. Así que hay que incentivar el uso del transporte público.

    Ahora es necesario comprender que la transformación del transporte requiere tanto del cambio de los transportistas como del fortalecimiento de las autoridades.

 

  1. QUE LOS USUARIOS DEL TRANSPORTE PÚBLICO ESTÉN INVOLUCRADOS EN DIVERSOS PROCESOS DE MEJORAMIENTO DEL MISMO.
    Es importante impulsar la creación de un ombudsman del transporte, que sea la figura que medie entre la entidad operadora y/o reguladora, y los usuarios, esto ayudaría a establecer mecanismos de comunicación con el usuario, a través de los cuales expresara sus quejas o sugerencias para mejorar el servicio. La conclusión de los expertos es que el diseño de los servicios debe ser planeado y ajustado con base en lo que la gente necesita.
  1. SISTEMAS INTEGRADOS DE TRANSPORTE PÚBLICO SEGUROS Y EFICIENTES.
    La mejor opción de transporte público es tener todos sus sistemas integrados, de manera que los usuarios puedan cubrir sus necesidades accediendo a todas las opciones de movilidad con una sola herramienta, como puede ser la tarjeta de prepago, que le permita pasar de un modo de transporte a otro. La gran conclusión de los especialistas que acudieron a este encuentro es integrar no sólo las diversas formas de trasladarse en las ciudades, sino también las tecnologías como semáforos inteligentes, sistemas de navegación incluidos en los vehículos colectivos y hasta aplicaciones en teléfonos celulares, de manera que los usuarios puedan lo mismo pagar desde ellos, que conocer la hora exacta en la que pasará su transporte.

 

  1. LAS PRÁCTICAS QUE MEJORARÍAN LA MOVILIDAD:
    En suma, quienes disertaron sobre el desafío de la movilidad y la gestión de ciudad, concluyeron que el reto es establecer ciudades más compactas, caminables, con sistemas integrados de transporte público, donde se  reduzca el uso del automóvil, para desembocar en espacios  vivos, con un  uso de suelo mixto, conectados a  lugares  donde se promuevan viajes no motorizados.