• Ello prevé consecuencias graves, porque en 2050 la demanda de movilidad urbana se va multiplicar hasta 2.6 veces, advierte
• Imparte el secretario general de la UITP la primera conferencia magistral del 13CIT

A pesar de que el transporte público es esencial y uno de los principales factores para mantener a las ciudades, durante la pandemia fue devaluado por las autoridades de todo el mundo, las cuales le retiraron su apoyo, para otorgarlo a otros sistemas de transporte como las aerolíneas o el transporte privado, expuso Mohamed Mezghani, secretario General de la Unión Internacional de Transporte Público UITP, durante la primera conferencia magistral del 13º Congreso Internacional del Transporte (13CIT).

Para el especialista, ese tema traerá consecuencias graves, ya que hacia el año 2050 se generará una explosión en la demanda de la movilidad urbana, que se va multiplicar hasta 2.6 veces, por lo que es momento de plantearse de qué manera las ciudades van a atender el reto de mover a más gente, lo cual sólo podrá hacerse a partir de transporte público masivo.
Desde la perspectiva del secretario general de la UITP, el organismo mundial con más prestigio sobre la movilidad pública, la pandemia dejó tres lecciones: que el transporte público es un servicio esencial que ha permanecido abierto para cosas que no podían hacerse de forma remota, como acudir a servicios médicos o ir de compras; que es muy vulnerable y no estaba preparado para un contexto de pandemia, por lo que tuvo aprender nuevos enfoques, como incrementar la ventilación de los autobuses y aprender cómo operar con distancia física entre pasajeros.
La tercera lección, según Mohamed Mezghani, fue su devaluación por parte de las autoridades, las cuales consideraron que debía sobrevivir solo, sin ningún soporte financiero, lo cual ha determinado su lenta recuperación, a partir del crecimiento paulatino de la demanda.

Monitoreamos alrededor de 50 ciudades en el mundo, explicó el secretario general de la UITP, en todas la demanda del transporte bajó en promedio un 80 por ciento; el número de pasajeros está regresando a diferentes ritmos según la ciudad; en las grandes ciudades la gente sigue trabajando desde la casa y el número de pasajeros se está recuperando de forma más lenta que en las ciudades medianas, donde el número de gente que trabaja en talleres y fábricas, es más alto.
Otro de los parámetros que determinan la evolución de la demanda, tiene que ver con la confianza de la gente, explicó el especialista, los autobuses tienen una recuperación más rápida porque están ventilados y operan en espacios abiertos, en cambio los Metros están en un túnel, en ambientes cerrados, la gente siente que los contagios en el Metro son más altos, pero ahora sabemos que el riesgo de contaminación en el transporte público es bastante bajo.
Para la UITP, según su secretario general, ante esta perspectiva, es necesario que el trasnporte público se recupere a partir de cuatro cualidades: resiliencia, descarbonización, digitalización y redefinición.
La resiliencia, explicó Mohamed Mezghani, se refiere a diseñar el transporte de forma que pueda resistir eventos externos, eventos climáticos y circunstancias como la pandemia; acerca de la descarbonización, aunque no es algo nuevo, “la crisis nos hizo ver cuánto espacio desperdiciamos con los automóviles, por lo que tenemos que abogar por medidas que motiven el cambio hacia el transporte público, a caminar, o usar bicicleta”.
Acerca de la digitalización, dijo, es necesario que se aplique no sólo a través de aplicaciones, sino también mejorar los cobros y las rutas, lo cual adquirió mayor importancia durante la crisis, que es necesario aprovechar. Finalmente, es necesario redefinirlo para combinarlo con movilidad por demanda, es decir implementar el uso de diversos sistemas compartidos, incluidos el automóvil y la bicicleta.

El 13CIT se realiza este 27 y 28 de abril en un formato virtual. Registro gratuito para las conferencias en https://13citvirtual.com

Pin It on Pinterest